Como hablar sobre sexualidad con los niños

29 de septiembre 2021

Es bien sabido que la sexualidad es un tema importante, pero a la vez, está rodeado de tabúes o mitos e incluso de información errónea, lo cual aún a estas alturas puede ser impedimento al momento de querer abordar ese tema sin importar si es con un adulto, persona de confianza o más difícil aún, hablarlo con niños.

En cuestión educativa, en las escuelas suele hablarse de manera general a partir de los 10 años aproximadamente, indicándoles a los niños que están por ingresar a la adolescencia cuales son las partes íntimas de su cuerpo, que nombre reciben e incluso Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) que pueden contraer si no se cuidan correctamente al mantener relaciones sexuales.

Deseor

El hablarlo de manera educativa, así como en la familia es fundamental, pero ¿es correcto hablar de sexualidad son niños de menor edad?

La respuesta es si. Aunque no puede ser abordado de igual forma que con un niñx de mayor edad, es importante que sepan y conozcan todo su cuerpo, incluyendo su zona genital.

En ocasiones puede que los niños e incluso lo bebés se toquen su zona íntima cuando se están vistiendo o por simple curiosidad, no se debe limitar o quitar las manos de los niñxs, ni regañarlos, sino hacer lo contrario.

Los niños de los 3 años en adelante tienden a ser muy curiosos, tanto del ambiente o entorno del que están rodeados como de su cuerpo. Al acompañarlos al baño o ayudarlos a bañarse, se pide estar atentos a la que ellos realicen, si empiezan a tocar sus partes interesadas íntimas lo primero que se debe hacer es:

-dejar que exploren su cuerpo

-tomarlo como algo normal (porque lo es)

-no reprimirlos, ni regañarlos

- responder sus dudas

-no saturarlos de información

-hablar de cada zona de su cuerpo por su nombre

Deseor

Es algo normal y completamente natural que quieran conocer su cuerpo, les llame la atención ciertas áreas, ya sea por su forma o posición. Aunque estén pequeñxs tienen que conocer como está constituida cada parte de su cuerpo, evitar los regaños o reprimendas es fundamental, pues si se hace ellos no tendrán la capacidad a futuro para intentar conocer su cuerpo por creer que es malo o no está bien, el dejarlos tocar desde los dedos de los pies hasta la punta del pelo será la clave para que conforme vayan creciendo no tengan miedo a explorarse o estimularse, pues puede ser de mucha ayuda en un futuro. Y si no se les reprime, tendrán la confianza de externar sus dudas pues sabrán que no hay nada malo en hacerlo.

Si llegan a preguntar para que sirve determinada parte del cuerpo, solo respondamos su pregunta lo más fácil que se pueda y con información y vocabulario digerible para su edad. Así ellos entenderán y evitará que se confundan con más términos o nombres.

Referirse a cada parte del cuerpo con el nombre correcto, no hacerlo con sobrenombres, apodos, sino como es correcto, pues así conocerán como se deben de referir a ellos, en caso de llegar a sentir algún malestar y sea más fácil de reconocer.

Se puede recurrir también a imágenes, libros o algún método didáctico para que ellos reciban conozcan su cuerpo, hacerlo más fácil y divertido puede ser una gran opción para que comprendan mejor sin saturarlos con información que, tal vez, en ese momento no requieran.

Es importante que desde una edad muy temprana se conozca cada parte del cuerpo, esto en un futuro, puede generarles mucha confianza, autoestima y seguridad a ellos.

Procurar no dejar los temas de sexualidad para después solo porque están pequeñxs, entre más informados es mejor.